Arquetipos

A pocas horas del segundo appscamp, contaremos breves historias sobre personas que pertenecen a nuestro segmento de clientes y para quienes estamos creando la aplicación.

Jaime* tiene más de 40 años, es casado y su nivel socioeconómico le permite darse gustos por encima del promedio. Consume productos en los que su sabor especial sea una característica importante. Como el té. Es un usuario frecuente de su teléfono inteligente el cual usa para tener información inmediata y para ubicar con aplicaciones o en internet las respuestas  las preguntas que le surgen como ¿dónde tomarme un buen té ahora? ¿Cuál me recomiendan?

Sofía* termina su maestría, es soltera pero está ennoviada. Le gusta mucho el cine y pronto estará juiciosa acudiendo a las exhibiciones de Eurocine. Aunque no es fanática de Facebook o twitter la podemos encontrar con actualizaciones relativamente frecuentes. Hace preguntas en las redes, averigua lo que necesita y lo hace desde cualquier lugar de la ciudad a través de su teléfono. Quiere encontrar alguien que le enseñe del té y que lo haga a través de los canales que ella usa y con el lenguaje que ella usa.

Alejandra* gusta de probar sabores distintos pero no se alimenta con cualquier cosa. Es selectiva sobre el origen y los contenidos de los productos que entran en su casa. Conoció del té con compañeros indios de su maestría en Chicago. Ahora lo consume en su oficina y en su casa y está dispuesta a compartir lo que ha aprendido y continúa descubriendo del té

Lorena* es una profesional, apasionada por la fotografía y la música. Geek, aficionada a series de televisión, gatitos, bandas de rock y a leer libros en su Kindle. Tiene dispositivos de diferentes plataformas y vive conectada en todos ellos la mayoría del tiempo. Le gusta compartir con sus amigos en redes sociales lo que hace o las cosas que ve a través de su lente mientras recorre el mundo. Además de trabajar estudia otro idioma y realiza varias actividades alternas diariamente, razón por la cual valora mucho su tiempo libre. No puede vivir sin té, lo consume todos los días: es curiosa por naturaleza y es de las que piensa que si hay alternativas para sentirse mejor, por qué no seguirlas.

Andrés* llegó a Colombia después de haber estudiado su maestría en Europa. El amor por el té se lo llevó desde aquí y lo volvió a traer ya más crecido; aprendió de sus compañeros de otros países sobre costumbres y culturas. Vive en Bogotá, le encanta movilizarse en su bicicleta o en el transporte público, es organizado, metódico y le gusta que las cosas sean así también; confía en sus amigos y cree en sus opiniones y recomendaciones.

Hans* tiene 41 años y toma café en las mañanas en su oficina, en una pequeña ciudad de Alemania. Es presidente de su empresa financiera y vive un estilo de vida muy activo y saludable. Le gusta tomar té en las tardes para relajarse o simplemente reflexionar sobre el día de trabajo. Es exigente en sus gustos y paga por ello. Es ávido usuario de dispositivos móviles, compra juegos y aplicaciones útiles para su trabajo. El tiempo es lo que más valora, así que una solución rápida y efectiva a su necesidad es lo que más le atrae.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s